Fobias y Miedos

Una fobia es un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas como, por ejemplo, las arañas o los lugares cerrados. La persona tiende a evitar la situación fóbica, aunque suele reconocer que su miedo es excesivo o irracional (en los niños puede no haber tal reconocimiento).

Es importante destacar que el objeto o situación temidos no supone una amenaza real para la persona o, si hay amenaza, la reacción de miedo experimentada es desproporcionada con respecto al peligro real. Del mismo modo, la fobia debe provocar problemas significativos en la vida diaria de la persona. En este sentido, tener fobia a los espacios cerrados es mucho más problemático, en una sociedad urbana, que tener fobia a las serpientes.

El trabajo terapéutico de miedos y fobias tiene muchos elementos comunes, independientemente de a qué se tiene miedo. Así pues os ofrecemos un listado

- Fobia a los espacios abiertos o masificados: El nombre técnico es Agorafobia. La persona tiene miedo a los lugares en los que cree que no podrá recibir ayuda en caso de tener un ataque de pánico, un desmayo, perder el control, hacer el ridículo, etc. Esto la puede llevar a tener miedo a salir a la calle o estar locales llenos de gente ... es decir, por todo lo que implique tener la sensación de que será muy difícil escapar y que no recibiremos ayuda si nos pasa algo. Cuando el miedo es a espacios cerrados (salas pequeñas, ascensores, etc.) Hablamos de claustrofobia.

- Fobia a las agujas ya la sangre: Esta fobia puede comportar problemas en momentos puntuales: la necesidad de hacerse un análisis de sangre, presenciar o sufrir un accidente doméstico o ver ciertas escenas en películas o televisión.

- Fobia a las enfermedades: mucho más común de lo que pensamos, está reforzada por la avalancha de información disponible en Internet. La hipocondría se caracteriza por la preocupación y el miedo de sufrir una enfermedad grave, a raíz de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo. De hecho, la interpretación catastrófica de los signos corporales más ínfimos por parte de la persona, es el mecanismo que desencadena la hipocondría.

Fobia a ciertos animales o insectos: como las arañas, las palomas, los perros, gatos, las ratas o las serpientes, entre muchos otros. En ambientes urbanos tener miedo a las serpientes o las arañas no representa un gran problema, en cambio, tener fobia a los perros o las palomas sí puede perjudicar el día a día, haciendo que se busquen estrategias para evitar las zonas donde pueden aparecer estos animales.

Fobia social: es el miedo a encontrarse en situaciones como hablar en público, reuniones sociales en el que deberá relacionarse o encuentros inesperados con conocidos, familiares o amigos, entre otros. De base hay una baja confianza en sí mismo, producida habitualmente por creencias que minusvaloran la dignidad y las capacidades de uno mismo. Además, suele ir acompañado de una sensación que los demás hablan de uno, y hablan mal, lo que hace sufrir aún más. Las experiencias recibidas durante la infancia y la adolescencia suelen tener mucho peso en este tipo de miedo.

Fobia a conducir: Este miedo se conoce como amaxofobia y afecta, en sus diferentes grados, en uno de cada tres conductores, según un estudio específico publicado por el Instituto Mapfre de Seguridad Vial. Más del 70% de los encuestados son mujeres, aunque también afecta a los hombres (que suelen tenerlo más escondido). Las causas de la amaxofobia que hemos encontrado en nuestra práctica clínica son variadas: tras sufrir un accidente traumático, por malas experiencias durante el aprendizaje de conducir y haber sufrido un ataque de pánico conduciendo, entre otros.

Hay que tener presente que a veces las fobias terminan siendo acompañadas por ataques de pánico, sobre todo cuando la persona lleva tiempo cargando la tensión interna que le genera el miedo. Disminuyendo el estado de tensión y miedo se disminuye también la tendencia al ataque de pánico.

Este tipo de reacciones siempre tienen su origen en una experiencia traumática del pasado, aunque quizás no la recordamos conscientemente. Por tanto, el tratamiento se realizará con terapia psicológica, combinada, según la necesidad del momento, de técnicas de desensibilización por estimulación bilateral, técnicas de relajación, de Trabajo Corporal y programación neurolingüística (PNL).

Xavier Oñate Pujol

Psicólogo Gral. Sanitario. Especialista en Psicoterapia.
Consultas en Granollers y Barcelona
Tel. 606 936 057 - E-mail: contacta@xavieronate.com

Ver ficha

Daniel Boyero

Psicólogo especialista en Adultos y Adolescentes, Psicología clínica y Adicciones.
Próxima abertura de consulta en Salamanca y Madrid

Ver ficha
make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja