Crisis por Infidelidad

La infidelidad conyugal es, sin duda, uno de los actos que pueden hacer tambalear con más fuerza una relación de pareja, ya que con ella se quiebran uno de los pilares fundamentales de toda relación: la confianza y lealtad mutuas.

Los motivos que pueden acabar provocando una infidelidad son variados: hastío, machismo, aburrimiento, personalidad narcisista o psicopática, falta de autoestima, necesidad de sentirse seductor... entre muchos, por lo que comentaremos cuatro motivos que podrían englobar el resto.

Infidelidad como acto de compensación: Sucede porque en la relación se instala una rutina y una falta de vivencias que provocan que uno de los cónyuges busca compensar ese vacío a través de nuevas experiencias con un amante. A veces, uno no siente amor hacia su pareja y no se da cuenta hasta que aparece una tercera persona; de ahí que se compense la carencia.

Infidelidad como venganza: Es una infidelidad reactiva, en la que ante una infidelidad previa de la pareja, o bien porque se siente desatendida, la reacción es la de cometer la infidelidad. En estos casos la infidelidad podría servir como revulsivo para que el cónyuge cambie su actitud.

Infidelidad como tema pendiente: Es el motivo que menos provoca separaciones, ya que el infiel suele tener claro que  ama su pareja y no quiere una relación estable con la tercera persona. Cuando la pareja empieza desde muy jóvenes y no han tenido otras relaciones previas, uno o ambos pueden tener la sensación de que les falta vivir una etapa. Aún siendo el sentimiento predominante la culpa, la pareja puede evolucionar si aprenden a distinguir infidelidad sexual (el acto) de deslealtad afectiva (el sentimiento hacia la persona) y superan el trauma del acto.

Infidelidad como vía de escape: Si la relación se ha estado basando en el desprecio, el egoísmo y el dolor, la infidelidad no es más que una salida a todo eso, una liberación, por lo que si esa infidelidad se convierte en estable le ayuda a separarse. En este caso el que es infiel ya no ama a su pareja y, además, acumula mucho dolor por los desprecios recibidos. Sólo se mantiene la relación si existe una dependencia emocional que impide romper.

Nuestra función como terapeutas es, pues, la de ayudar a la pareja a distinguir la causa profunda de la infidelidad y descubrir si es motivo bien para romper o bien para cambiar y fortalecer la relación, acompañándola en el proceso de dolor y pérdida que este tipo de situaciones conllevan.

Xavier Oñate Pujol

Psicólogo especialista en Adultos y Pareja.
Consultas en Granollers y Barcelona
Tel. 606 936 057 - E-mail: contacta@xavieronate.com

Ver ficha
make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja