¿Por qué no desconectamos del trabajo durante las vacaciones?

Publico el artículo a raíz de una entrevista solicitada por el equipo informativo de Antena3 Televisión y emitida el pasado 19 de agosto en A3 Notícias.

Las causas por la que hay personas que no desconectan del trabajo durante sus vacaciones son múltiples y variadas. El primer factor a tener en cuenta es el régimen laboral del trabajador.

Un asalariado puede tener dificultades en decir que no atenderá llamadas ni e-mails durante sus días de vacaciones, por miedo a no quedar bien, a dejar colgados a sus compañeros/as de trabajo, a que el volumen de trabajo se le haya multiplicado a la vuelta... A veces, más que una dificultad, es una imposibilidad a decir que no: presiones y chantajes de sus superiores, o que en estos tiempos de crisis se haya reducido tanto la plantilla que la cantidad de trabajo pendiente imposibilite posponerlo, etc.

En el caso de un autónomo o empresario de PYMEs suele suceder que ella o él "es la empresa", por lo que si esta persona deja de trabajar, la empresa puede dejar de producir, y en los tiempos que corren, el miedo a perder clientes o que la competencia te supere puede provocar que las semanas de vacaciones se conviertan en un constante contacto con la empresa o con los clientes.

Por otro lado, la situación económica del país provoca en muchos sectores una gran incertidumbre. Es esta incertidumbre la que dificulta desconectar y relajarse durante las vacaciones, ya que en las personas que necesitan tenerlo todo claro y bajo control intentan (infructuosamente) calmar esta ansiedad ante la incertidumbre dándole vueltas a la cabeza, intentando solucionar con la cabeza cosas que necesitan solucionarse con hechos, ¡eso si la solución está en manos de una sola persona!

Del mismo modo nos encontramos con personas para los que el trabajo es la vida, esto es, que viven para trabajar. Las vacaciones les exige vivir otro estilo de vida para el que no quieren o no pueden adaptarse. Son personas que lo han focalizado todo en su trabajo y no tienen nada mejor qué hacer, por lo que desconectarse de lo laboral sería como desconectarse de la vida.

En esta línea, durante las vacaciones es cuando hay más convivencia familiar y de pareja, por lo que si hay conflictos no resueltos, éstos salen a la luz durante esta época. Para evitarlos, "no hay nada mejor" que evadirse a través del trabajo. Así pues, son personas que se mantienen conectadas al trabajo para desconectarse de la pareja y la familia.

Por último, hay otro factor común a los anteriores, que es la falta de disciplina mental. El diálogo interno, el dar vueltas a la cabeza repetitivamente a ciertos asuntos aún no resueltos provoca que quedemos esclavizados a la mente, y que estemos físicamente en un lugar, pero mentalmente en otro. La primera consecuencia de esta mala costumbre es el desgaste mental y físico, y una creciente sensación de vacío interior.

Como solución a la dispersión mental, propongo realizar actividades que rompan con lo conocido, con la rutina, y en las que te exijan durante unas horas poner una atención constante en lo que estás haciendo, en el presente: Barranquismo, rafting y otros deportes de aventura te "obligan" a que cuerpo y mente estén centrados en el presente. Artes marciales, Yoga y la meditación te enseñan a controlar la mente, evitando que ella te controle a tí.

Tomar conciencia de qué te impide estar disfrutando plenamente de la época de descanso te permite, por un lado, liberarte de esa atadura (solucionándolo o simplemente soltándolo) y por otro, de permitir que tu cuerpo y tu mente se regeneren para empezar de nuevo el trabajo con el nivel óptimo de energía.

Xavier Oñate Pujol

Psicólogo especialista en Adultos y Pareja.
Consultas en Granollers y Barcelona
Tel. 606 936 057 - E-mail: contacta@xavieronate.com

Ver ficha
make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja