La soledad y el Alzheimer

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Centro Rush de la Enfermedad de Alzheimer ha encontrado que las personas solitarias pueden ser el doble de propensas de desarrollar el tipo de demencia relacionada con la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores reconocen estudios previos que muestran un vínculo entre el aislamiento social y un mayor riesgo de demencia y deterioro en el funcionamiento cognitivo. Sin embargo, el estudio arroja nueva luz sobre los efectos del aislamiento emocional (o sentirse solo) y rinde homenaje a la extraordinaria dedicación y altruismo de los voluntarios que participaron.

Robert S. Wilson, PhD, y su equipo analizaron la asociación entre la soledad y la enfermedad de Alzheimer en 823 adultos mayores en un período de cuatro años. Los participantes se sometieron a evaluaciones, que incluyen evaluaciones de la soledad, clasificaciones de demencia y enfermedad de Alzheimer, y la prueba de habilidades de pensamiento, aprendizaje y memoria. La soledad se mide en una escala de uno a cinco, la puntuación aumenta con el grado experimentado.

La puntuación media de soledad de los participantes fue de 2,3 en el primer examen. En el transcurso del estudio, 76 personas desarrollaron demencia que cumplían los criterios para la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores encontraron que el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer ha aumentado en aproximadamente un 51 por ciento por cada punto conseguido en la escala de soledad. Una persona con una puntuación más alta (3,2) tuvieron un riesgo de 2,1 veces mayor de desarrollar enfermedad de Alzheimer que una persona con una puntuación baja (1,4). Los resultados no variaron significativamente cuando los indicadores sociales de aislamiento, como una red de pequeñas y frecuentes actividades sociales, se han tenido en cuenta.

El estudio concluyó que la soledad es un factor de riesgo, no una señal temprana de la enfermedad de Alzheimer. Autopsias de 90 personas que murieron durante el estudio no encontraron ninguna relación entre la soledad y los cambios típicos del cerebro asociadas con la enfermedad de Alzheimer, incluyendo las placas y los ovillos del nervio, o tejidos dañados por la falta de flujo sanguíneo.

Robert Wilson ha comentado: "Los seres humanos son criaturas muy sociales. Necesitamos interacciones sanas con los demás para mantener nuestra salud. Los resultados de nuestro estudio sugieren que las personas que son persistentemente solitarias pueden ser más vulnerables a los efectos nocivos de la neuropatología relacionada con la edad. "

Los investigadores piden más investigación sobre cómo las emociones negativas provocan cambios en el cerebro.

Robert Wilson añadió: "Si la soledad está causando cambios en el cerebro, es muy posible que los medicamentos o los cambios en el comportamiento pueden reducir los efectos de estas emociones negativas y reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer."

Artículo publicado en la revista Archives of General Psychiatry, resumen traducido del inglés.

Xavier Oñate Pujol

Psicólogo Gral. Sanitario. Especialista en Psicoterapia.
Consultas en Granollers y Barcelona
Tel. 606 936 057 - E-mail: contacta@xavieronate.com

Ver ficha
make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja