Construcción de la naturaleza sexual según cada cultura (y 2)

La sexualidad se encuentra rodeada de sentimientos contradictorios: para unos es fuente de palero y de bienestar, mientras que para otros es motivo de culpa y vergüenza. En algunas comunidades o sectas cristianas, particularmente de origen protestante, así como en algunas comunidades de algunas regiones de tradición católica, como en Irlanda, cualquier manifestarció libidinosa o referencia pública a la sexualidad es negada o silenciada. En alguna secta protestante de los siglos XVIII y XIX, como los Shakers, los hombres y las mujeres se mantenían en comunidades separadas con la exigencia de celibato. Los que se casaban tenían una concepción diferente del matrimonio: marido y mujer tenían que vivir como hermanos, de modo que la relación sexual entre ellos era considerada incestuosa. La única manera de tener hijos en esta comunidad era por adopción.

Pero estas concepciones no son exclusivas del fundamentalismo cristiano. Los Manus, pueblo de la Nueva Guinea eran más negativos respecto a la sexualidad antes de convertirse al cristianismo que después. En su cultura tradicional del acto sexual era considerado pecaminoso y degradante. Las mujeres veían particularmente el coito como algo que tenía que soportar para poder tener hijos. Fuera del matrimonio las relaciones sexuales eran crímenes nefastos que se hacían merecedores de castigos sobrenaturales.

Entre los papúes de Nueva Guinea había tribus en que los hombres abominaban del sexo porque consideraban que las mujeres los contaminaban. Y entre las creencias tradicionales de la Isla de Yap, en la Micronesia, se consideraba que la eyaculación debilitaba el hombre y le privaba de su resistencia ante las enfermedades graves. Al igual que en la medicina Ayurvédica de la India donde se considera queel bienestar físico y mental del hombre se encuentra en relación al proceso de pérdida y recuperación del semen. La eyaculación contribuye a debilitarlo y se debe reducir lo máximo posible para mantener una buena salud.

En otras culturas el sexo se relaciona con la agresividad. Entre los Gusi de Kenia el coito se lleva a cabo en un contexto de violación. La mujer se reisteix, mientras que el hombre la fuerza y ​​la maltrata o humilla. Las protestas y los gritos dolorosos aumente la excitación de los hombres y las mujeres los desprecian agresivamente en materia sexual.

Aunque los Romonum Trukese de Micronesia no despliegan abiertamente una agresión en el acto sexual, la forma más erótica de coito es el striking, consistente en una especie de juego prolongado de "hacerse la puñeta" en que la penetración vaginal completa no se realiza hasta el momento justo antes de llegar al orgasmo. La inflicció de un dolor suave se considera una parte habitual de los preliminares. Al igual que los aborígenes australianos, piensan que el coito causa el desarrollo de los pechos de la mujer y sus reglas. Los chicos, a la vez, deben ser iniciados por mujeres mayores y experimentadas. Aunque contemplan el sexo como un aspecto natural de la naturaleza humana y fuente potencial de gratificaciones, no consideran del mismo modo el matrimonio, porque marido y mujer deben respetarse y para ellos el placer sexual y el respeto profundo son antitéticos .

Otra secta cristiana del siglo XIX en los EEUU, la Comunidad Perfeccionista en vez de tener un concepto degradante del sexo, exaltaba la gratificación sexual como un sacramento, una forma de comunión. En este sentido la monogamia era antinatural, porque generaba celos y los celos era pecaminosa. Se practicaba el matrimonio complejo, en el que todo el mundo estaba casado con todos dentro de la comunidad. No se permitían alianzas permanentes y todos los nacimientos eran legitimados, pues todo el mundo era esposo o esposa de todos. Los hombres practicaban la inhibición de la eyaculación durante el orgasem (coitus reservatus), lo que se consideraba un nivel de perfección religiosa.

En el Tantrismo y el Kundalini (formas pertinentes en las tradiciones hinguista, budista y yogui) el coitus reservatus se considera una forma de salvación superior. La retención de la eyaculación fuerza la energía sexual a subir y bajar la cabeza, que es el lugar de la divinidad humana.

En China, durante dos milenios, en el marco de las dinastías Chu y Ming, los cortesanos, literatos y filósofos cultivaron una elaborada estética de las relaciones sexuales. Como en la Grecia clásica el erotismo era una forma de perfección filosófica, donde se idealizaba la belleza del cuerpo.

Como se puede ver, cada cultura crea de forma implícita o explícita su propio marco de representación de la sexualidad. Algunas características subrayadas por estas culturas son muy concretas, otros son más bien abstractos, intelectualizada y aun místicas.

Xavier Oñate Pujol

Psicólogo Gral. Sanitario. Especialista en Psicoterapia.
Consultas en Granollers y Barcelona
Tel. 606 936 057 - E-mail: contacta@xavieronate.com

Ver ficha
make up wisuda make up jogja make up prewedding jogja rias jogja prewedding jogja prewedding yogyakarta berita indonesia yogyakarta wooden craft daily review dinamo jogja genset jogja